Inicio      Sobre Tecnolatinas      Radar Report      [EN]

CAPITULO 3

Relevancia Estratégica

La importancia estratégica de este fenómeno no puede ser subestimada: Tecnolatinas es la prueba viviente de la capacidad de América Latina para participar en la nueva revolución tecnológica. En un mundo con hambre de crecimiento y oportunidades de crear valor, la innovación tecnológica será la vía más sólida para el desarrollo económico en las próximas décadas. El peso muerto de una deuda masiva, el cambio climático y la inestabilidad global están a punto de tener un impacto negativo en el crecimiento mundial durante un tiempo significativo. En un mundo signado por el estancamiento secular y la intervención acelerada de la tecnología, la creación de valor se ve obligada a ser impulsada por la innovación y los emprendedores que se deciden a aprovechar las nuevas tecnologías, para desafiar el status quo, con experiencias superadores y mejores modelos de negocio.

Tecnolatinas es una puerta de entrada para América Latina a la mayor revolución industrial de la historia y una plataforma para construir la economía del siglo XXI en la región. Sólo la innovación provee un motor lo suficientemente poderoso, para escapar de la trampa de los ingresos medios. Necesitamos seguir el ejemplo de Israel, que pasó de estar en bancarrota en 1985, a  generar más del doble de ingresos per cápita, apostando a una economía del conocimiento, impulsada por la innovación emprendedora. Históricamente son los emprendedores quienes han irrumpido con una idea, que ha generado un negocio y que a su vez ha marcado la evolución industrial. Un ejemplo: las industria automotriz fue concebida y forjada por personas como Henry Ford y no por los fabricantes de carruajes. La revolución de las computadoras personales, fue dirigida por gente como Steve Jobs y Bill Gates en lugar de ingenieros de IBM o NEC. Entonces si América Latina quiere participar en esta nueva revolución,  definitivamente necesita, la voluntad enérgica y fresca, junto con el poder de emprendedores innovadores.

Las Tecnolatinas se disponen a transformar el paisaje de negocios regional en las próximas décadas. Pueden generar toda una nueva y enorme industria en áreas como biotecnología, agtech, Internet de las Cosas (IOT) y energías renovables.  Son capaces de manejar la gran ola de creación de valor impulsada por la tecnología y rápidamente alcanzar escala y visibilidad al tener éxito. También pueden redefinir la inserción de la región en el espacio tecnológico. Están listas para transformar la dinámica del mercado y el comportamiento del consumidor en todos los ámbitos, desde las finanzas, hasta los bienes de consumo, desde el sector inmobiliario y agricultura, hasta el entretenimiento.

Las Tecnolatinas serán un motor de creación de empleo crítico. Son emprendedoras por naturaleza, se enfocan en espacios de mercado de crecimiento rápido, aprovechando la demanda mundial y generando puestos de trabajo altamente valorados. La región es mucho mejor con ellas que sin ellas. Un estudio reciente a propósito de la creación de empleo en la economía de los Estados Unidos durante los últimos cincuenta años y conducido por la fundación Kauffman , muestra que las nuevas empresas representan prácticamente toda la creación de empleo neto, ya que las existentes, destruyen tantos empleos como los que crean en su búsqueda constante de eficiencia. Las Tecnolatinas también pueden introducir plataformas de oportunidades: MercadoLibre no sólo generó miles de puestos de trabajo, sino que también crea las condiciones para que más de 100.000 personas vivan de la venta de productos a través de su plataforma y apoya el desarrollo de docenas de startups. Cada año decenas de millones de jóvenes latinoamericanos entran al mercado de trabajo. Las Tecnolatinas nunca compensarán esa brecha, pero su contribución es sin duda valiosa y absolutamente necesaria para impulsar un mayor desarrollo.

Las Tecnolatinas pueden engendrar una nueva y original generación de líderes empresariales. Ellos son y necesitan ser emprendedores, innovadores, ambiciosos en sus aspiraciones que conduzcan al impacto, dinámico y global en sus perspectivas  y estén dispuestos a asumir riesgos y devolverlos a su ecosistema. La innovación exige esto de ellos y también su referencia cultural a Silicon Valley, donde todos estos valores no sólo predominan, sino también son críticos. También necesitan trabajar con estándares éticos altos, para ser capaces de atraer capital y crecer libremente, sin vínculos de clientelismo con el gobierno. Esta es una mejora escalonada en relación con el modelo de operación tradicional en la escena de  negocios de América Latina, que puede ayudar a inspirar a nuestra juventud, proporcionando valiosos modelos a seguir.

Las Tecnolatinas brindan una oportunidad para que las compañías tradicionales se comprometan y abracen la innovación y se suban al tsunami de la tecnología. La mayor parte de las grandes corporaciones quedan atrapadas en un círculo de adaptación reactiva y juegos defensivos, ante su pobre capacidad de adaptación a los cambios rápidos propios de esta industria. Han quedado atadas a la búsqueda de control y predictibilidad de resultados. En este contexto, se espera una reorganización masiva en el liderazgo empresarial durante los próximos 10 a 20 años. El 40% de las compañías Fortune 500, no estarán en la lista dentro de diez años. Las empresas tradicionales, en particular las latinoamericanas, simplemente no están preparadas para mantenerse al día con el cambio acelerado. La innovación no es una de sus capacidades principales y la mayoría de ellas no son lo suficientemente ágiles, expertas y centradas en el cliente como para navegar por una era de disrupción global. Sin embargo, hay muchas corporaciones que pueden traerse a la mesa,  si deciden colaborar con las startups y complementar sus capacidades. Eso es lo que ya están haciendo las compañías líderes en todo el mundo como Google, GE, IBM, Procter & Gamble, entre otros. Un informe de Boston Consulting Group , muestra que en los últimos años ha habido una oleada de aceleradoras corporativas y fondos de capital de riesgo que, según creemos, muestran el camino a las compañías de nuestra región.

Tecnolatinas es una oportunidad atractiva para inversores. El potencial valor de creación es inmenso y el ecosistema es insuficiente. En Silicon Valley, el capital es considerado un commodity y los inversores acuden para financiar a emprendedores talentosos, que eligen entre una amplia gama de propuestas, la que consideran mejor. En América Latina, inventores y empresarios talentosos, aún se enfrentan con una difícil batalla para obtener acceso a capital, mentoría y orientación para su proyecto. Eso significa que los inversores todavía pueden hacer crecer el mercado. Y además explica por qué las tasas de supervivencia en portfolios tempranos son a menudo por encima del 70%, un número consistente con la experiencia en Israel, donde las tasas de éxito de los fondos del Programa Yozma por ejemplo, estaban por encima del 50%. Las oportunidades en espacios como biología sintética, son una oportunidad sub explorada, no por ello poco comunes en la región.

Una nueva relación entre el talento y el capital está desplegando. Incluso aunque el mercado sea aún insuficiente, el surgimiento de las Tecnolatinas está creando las condiciones para un  balance de poder mucho más saludable entre el talento y el capital. Hoy un emprendedor talentoso que se dirige a un mercado regional o global, puede beneficiarse fácilmente de los subsidios, el capital de múltiples países y hasta recurrir al crowdfunding.  En lugar de trabajar para pagar como si fueran empleados, pueden optar por trabajar por un paquete accionario equity, capturando una porción mucho mayor del valor que están creando.

Si la región va a aprovechar esta oportunidad, entonces se necesitará algún tipo de cambio en la organización y en el punto de vista. América Latina necesita sacar el mayor provecho del fenómeno Tecnolatinas, para avanzar en el camino del desarrollo sostenible. Esta oportunidad está abierta para cada nación en la región, independientemente de su escala. Pero no sólo se necesita una nueva mentalidad, también un cambio en las prioridades estratégicas. El talento emprendedor y creativo es por lejos, el recurso más valioso en la región. Necesitamos nutrirlo y protegerlo para que pueda florecer. Y el mejor modo de hacerlo es a  través de la colaboración sincera en toda la región, con la mente puesta en la abundancia. En el espacio de innovación emprendedor, el éxito de los vecinos hace al ecosistema regional más fuerte y beneficia a todos los actores involucrados con aprendizaje, inspiración, confianza y recursos.

Una iniciativa de

logonxtplabsfooter50w

Patrocinado por

fomin-footer-75w

Inicio      Sobre Tecnolatinas      Radar Report

Share This