Inicio      Sobre Tecnolatinas      Radar Report      [EN]

CAPITULO 2

El Tiempo Justo

Las empresas impulsadas por la tecnología han existido en América Latina desde hace algunas décadas, pero la región sólo comenzó a crear compañías privadas tecnológicas a escala, en los últimos quince años y con el surgimiento de Internet. La mayoría de los pioneros, fueron patrocinados por políticas de gobierno,  ya sea habiendo sido creados directamente por el sector público (como INVAP y Embraer) o nacidos en zonas francas especiales como Manaus en Brasil o Tierra del Fuego en Argentina.

Mientras estas compañías permanecen como jugadores relevantes, para que América Latina se convierta en una economía impulsada por la innovación moderna del siglo XXI, necesitamos una generación de startups de base tecnológica privadas, que puedan competir internacionalmente sin depender o confiar en la protección del gobierno. El crecimiento de Internet atrajo la primera camada de empresas de este tipo (por ejemplo, jugadores como MercadoLibre y UOL). El crecimiento acelerado de tecnologías en la nube y mobile, impulsaron la segunda generación de Tecnolatinas. Como resultado, la combinación de tecnologías emergentes y condiciones favorables, estimula una combinación histórica de oportunidades, para su crecimiento exponencial.

Un set de condiciones influyen decisivamente en el continuo crecimiento de las Tecnolatinas, a saber: barrera de entrada baja a un extenso mercado regional, talento calificado, un creciente interés en el emprendedurismo como una opción de carrera, ecosistemas cada vez más amigables y mejor financiados, casos de éxito inspiradores y la multiplicación de nuevos espacios de oportunidades, estimulados por el nacimiento de nuevas tecnologías.

Tanto el costo como el tiempo requeridos para testear nuevos conceptos y para construir y escalar una startup, han caído dramáticamente. El campo de juego regional y global se está volviendo más accesible que nunca antes. Hace apenas unos años, iniciar una empresa de Internet requería un mínimo de inversión de US$ 1M en servidores y equipamiento. Hoy, una gran cantidad de servicios en la nube, permiten a todo creador con una buena idea y algunos miles de dólares, construir y escalar una compañía de proyección global a velocidades exponenciales, sin necesidad de mayores inversiones de capital. También pueden contratar para el diseño de sus productos a ejércitos de freelancers de todo el mundo, a través de sitios como Freelancer, 99Designs o Workana. El costo de adquisición de clientes también ha disminuido, gracias a las redes sociales. El valor de acceso a las tecnologías como impresoras 3D (para la creación de prototipos rápidos), cortadores láser y equipos de laboratorio de biotecnología también se ha reducido, abriendo nuevas puertas e incluso permitiendo la innovación “hágalo usted mismo” (DIY).  En lugar de pasar años construyendo fábricas, startups como Bluesmart, están derivando rápidamente su producción a empresas chinas y sus logísticas a Amazon. Al mismo tiempo, están aprovechando las redes sociales, los activos compartidos, las comunidades y plataformas, para escalar sus negocios de un día para el otro.

La invención y el emprendedurismo están siendo democratizados por todo el globo. El campo de juego nunca ha sido tan grande e igualitario. Hoy los emprendedores e inventores de América Latina tienen acceso a casi la misma información, herramientas y clientes que sus pares en otros lugares. Sólo una década atrás, la mayoría de los emprendedores en la región tenían desventajas importantes en relación a sus pares en Silicon Valey. Tenían visibilidad limitada sobre las tendencias del mercado; la penetración de Internet en la región era muy baja; iniciar un negocio requería millones de dólares y la financiación no estaba disponible.  Hoy en día, pueden crear una startup global con menos de US$ 10,000, acceder al capital como nunca antes, e instantáneamente alcanzar los millones de consumidores conectados.

La tecnología emprendedora se está volviendo global. De hecho, el surgimiento de Tecnolatinas es parte de un fenómeno más amplio: Estamos siendo testigos de la aparición de ecosistemas de startups completos en cada continente, incluyendo ciudades como Shangai, Bangalore, Austin, Seúl, Tallin, Singapur. Pero, ¿Cuáles son los factores que conducen el surgimiento de las Tecnolatinas en particular?

A medida que se desarrolla la mayor revolución industrial, las oportunidades de emprender están explotando. Hoy una startup puede alcanzar un mercado en crecimiento de mas de 3 mil millones de consumidores desde cualquier lugar del planeta.

El e-commerce es considerable y está creciendo. Los mercados de Apps proveen acceso a amplios mercados con solo tocar un botón, a startups como Etermax, una compañía de entretenimiento argentina que creó aplicaciones como Apalabrado y que alcanzó una audiencia global de 60 millones de personas en solo algunos años y tiene ganancias anuales de más de US$ 150 millones. Se están desarrollando nuevos mercados a un ritmo acelerado, por mencionar una se espera Internet de las Cosas, crezca de alrededor de 11 millones de dispositivos conectados en 2014, a más de 28 millones para 2020.

Las startups están creando valor y generado historias exitosas e inspiradoras a velocidad récord. Compañías relativamente nuevas como Uber, Snapchat, Oculus, Rift o WhatsApp, alcanzaron valoraciones por encima de los US$ 1MM en menos de dos años, lo que es diez veces más rápido que el paso de las compañías tradicionales más exitosas en el pasado. Cada mes por más de 100  meses, una nueva startup ha conseguido una valuación de US$ 1MM. Estas tasas son poco frecuentes  en la región, pero los jóvenes talentos están mirando estas historias de éxito y entendiendo que pueden repetirlas y transformar una idea en un negocio exitoso, que contribuirá a hacer del mundo un lugar mejor.


El emprendimiento se está convirtiendo en la  carrera preferida para  los mejores talentos que tienen experiencia en negocios e ingeniería.  Eso se debe en parte a que la creación de valor en alza, puede cambiar la vida. Hay muchos emprendedores exitosos cosechando rápidamente fortunas. Pero también porque la propuesta de carrera en general, está mejor alineada con los valores, aspiraciones y preferencias de los Millennials. Esta nueva generación de 15 a 35 años quiere aprender, tener horarios flexibles y  está abierta al cambio

El ecosistema regional está evolucionando, facilitando el éxito de los nuevos emprendedores. Algunos países ya tienen varias generaciones de emprendedores exitosos que proporcionan modelos a seguir y están listos para ayudar a los que vienen al ranking. Una red de instituciones (particularmente Endeavor) provee coaching, apoyo financiero y soporte a la comunidad empresarial internacional. Los fondos de capital de riesgo, redes de inversionistas ángel, sitios de crowdfunding y aceleradoras están creciendo rápidamente, dando nuevas opciones de financiamiento y cubriendo gradualmente las necesidades de capital desde la semilla hasta la etapa de crecimiento. Los espacios de trabajo colaborativo ofrecen oficinas flexibles, herramientas y comunidades de apoyo. Un creciente número de conferencias, hackathons, startup weekends y cursos dirigidos a nuevos emprendedores están tejiendo el ecosistema.  La noción del networking va más allá de la idea de una relación social o profesional. Los proveedores de servicios están desarrollando y transfiriendo conocimiento. Los gobiernos son cada vez más conscientes de que las startups son vitales para para fomento de una economía de la información y de una creciente variedad de puestos de trabajo. Están comenzado a apoyarlos con capital,  subsidios,  entornos empresariales mejorados e incentivos especiales.

La mayoría de las personas no se dan cuenta de la magnitud del fenómeno y sus implicancias estratégicas. Pero es innegable que con el apoyo y dirección adecuados, las Tecnolatinas puedan convertirse en el dinamo que necesita la región, para generar un futuro de abundancia.

 

El problema de la burbuja

Nuestro punto de vista es que el crecimiento del ecosistema de Tecnolatinas puede tener altibajos, pero llegó para quedarse. La combinación de emprendedores motivados y talentosos, barreras de entrada baja, oportunidades masivas de innovación, modelos de negocio escalables y ecosistemas cada vez más solidarios es explosiva. Creemos que están en la etapa más temprana de una revolución positiva y que claramente lo mejor está por venir.

El potencial sin explotar es sin dudas enorme. Consideremos que, a pesar del reciente crecimiento acelerado, las startups latinoamericanas recaudaron sólo US$ 0.6 MM en 2015 frente a los US$ 3.6 MM crecientes en el mismo período por las startups en Israel; un país con una población de tan sólo 8 millones de habitantes (versus los más de 625  M de LatAm ). La conclusión clara aquí es que Israel está invirtiendo 400 veces más sobre una base per cápita que los países de América Latina. ¿No puede cerrarse esta brecha? Nuestra región gasta US$ 28 MM en R&D cada año y contrata a cientos de miles de investigadores. ¿Qué pasaría si cambiamos la mentalidad e inspiramos a estos científicos e ingenieros para crear startups y conectarse con emprendedores?

Se puede esperar cierto escepticismo – no todo será irracional.  Las bajas tasas de interés globales, la disponibilidad de efectivo y las historias de tasas rápidas y astronómicas, crean un incentivo para la entrada en el mercado y la mala asignación de potencial capital. El share del mercado que tienen las empresas de mayor valuación la región, aunque alta,  es vulnerable dado que son copycats de los modelos estadounidenses. Finalmente la mayor parte de ellos son compañías muy jóvenes y pueden necesitar inversión y apoyo para superar “el valle de la muerte”.  La crisis financiera internacional o la corrección significativa del mercado que redefinirá la percepción de riesgo y recorta el acceso al mercado fresco de  capitales;  puede resultar en una guerra sin cuartel.

Existe el riesgo de una corrección global en caso de que las tasas de interés en los EEUU aumenten. Se espera que Trump, el presidente electo, lleve adelante una serie de políticas que resulte en la suba de las tasas de interés. Si la Reserva Federal las aumentara, es probable que tenga un impacto negativo en la escena del financiamiento de las startups. La situación podría verse agravada por posibles crisis financieras externas (por ejemplo, En Europa) o impactos económicos negativos que afecten el ecosistema tecnológico global.

No obstante los fundamentos para la creación de valor a largo plazo son más fuertes que nunca. El costo del  lanzar una startup tecnológica en LatAm, se ha reducido dramáticamente. Internet ha crecido de 40 millones de usuarios a más de 3.3 mil millones y se espera que crezca por otros 2-3 mil millones en los próximos diez años.  El tiempo dedicado a Internet creció de 2,7 horas en 2008 a 5,7 horas en 2016 y el comercio electrónico y gasto publicitario en los EE.UU. se ha multiplicado por más de 15 veces desde 1999 y todavía tiene suficiente espacio para crecer con sólo un 6% de la penetración de los ingresos minoristas en los Estados Unidos. En la región, el comercio electrónico pasó de esencialmente nada en 1999, a más de US$ 70MM en 2015. Y hay un enorme espacio para la creación de valor, en la medida que la penetración mobile continúa aumentando y las startups comienzan a ingresar rápidamente en mercados tecnológicos disruptivos, como la realidad aumentada, inteligencia artificial, robótica, realidad virtual, Internet de las Cosas y biología sintética.

A diferencia de los años 90, cuando era común ver a startups de América Latina enfocadas en mercados locales, hoy la mayoría apuntan a mercados regionales o globales especialmente aquellas nacidas fuera de Brasil. El ecosistema alrededor de las compañías tecnológicas, está mucho mejor desarrollado, con aceleradoras, fondos de capital de riesgo, incipientes espacios de mercado,  centros de colaboración y programas de apoyo del gobierno. También hay más opciones de exit o venta potenciales, incluyendo jugadores en los EE.UU. bien capitalizados y mercados de capitales regionales más fuertes. Los vínculos con Silicon Valley se han multiplicado, con filiales locales de gigantes de Internet en EE.UU. como Google y firmas de capital de riesgo como Accel Partners y Redpoint; con presencia de emprendedores latinos en EEUU y gracias a misiones regulares en ambas direcciones apoyadas por organizaciones como 500 Startups, SV Link, universidades como DiTella, FIESP, TechBA, ITESM y hasta gobiernos.

Finalmente, muchas Tecnolatinas tienen mejores recursos que las empresas tradicionales de la región. Ellos irrumpen en el mercado con tecnologías innovadoras, modelos de negocio que pueden escalar de forma exponencial. Están enfocados en mercados de largo alcance y rápido crecimiento. Su metodología es lean, agile y no están condicionados por ninguna herencia. Ellos entregan herramientas de vanguardia. Están atrayendo y motivando al talento joven y dinámico que salen de las universidades, con sus empresas democráticas, basadas en valores y con un toque épico.

Una iniciativa de

logonxtplabsfooter50w

Patrocinado por

fomin-footer-75w

Inicio      Sobre Tecnolatinas      Radar Report

Share This